lunes, 6 de agosto de 2018

Recomendaciones dietéticas durante el tratamiento con Quimioterapia y/o Radioterapia

INSTITUTO NACIONAL DE CANCEROLOGÍA 
Departamento de Nutrición
Realizado por: Lic.Virginia Martínez Roque 




Durante el tratamiento con quimioterapia y/o radioterapia, pueden aparecer algunos síntomas como: alteraciones en el gusto y olfato, falta de apetito, náusea y vómito, o sequedad e inflamación de la boca, entre otros, que ocasionan disminución en el consumo de alimentos. En caso de que usted presente alguno de estos problemas, puede seguir las siguientes recomendaciones:

Alteraciones del gusto: 

Este trastorno puede presentarse como disminución del sentido del gusto o alteración en la percepción de los diferentes sabores. Las siguientes recomendaciones pueden ser utilidad: 
  • Evitar carnes rojas si no se toleran bien, Debido a que las proteínas son necesarias, se puede sustituir la carne roja por lácteos, huevo, pescado, pollo o pavo; sumergiéndolas previamente en jugo de frutas o vino suave. También puede obtener proteínas a través de las leguminosas como frijol, lenteja, garbanzo, habas. 
  • La preparación es importante, por lo que puede emplear condimentos suaves como perejil, hierbas de olor o jugos de limón, para modificar los sabores. 
  • Ingiera suficiente agua y realice enjuagues bucales para eliminar sabores extraños en la boca. 
  • Puede utilizar cubiertos de plástico si los alimentos tienen sabor metálico.

Falta de apetito: 
  • Elegir alimentos con alto contenido de energía como: pastas, sopa de crema, arroz, leguminosas, postres (flan, helado, natillas, frutas en almíbar, pastel) malteadas; licuados de leche con fruta; nuez, almendras, avellanas; mantequillas, queso para untar, crema. 
  • Preparar los alimentos de manera atractiva, con variedad de texturas, olores, sabores y colores. 
  • Realizar comidas pequeñas y frecuentes (5 a 6 veces al día). 
  • Aprovechar los momentos de mayor ánimo y menor fatiga para realizar las comidas fuertes. 
  • Propiciar la compañía de amigos y familiares durante las comidas. 
Sequedad de boca: 
  • Preparar los alimentos en salsa de jitomate o caldo para facilitar su deglución. 
  • Remojar los alimentos secos o crujientes en alimentos líquidos 
  • Incrementar el consumo de líquidos en la dieta. 
  • Masticar chicle o consumir caramelos. 
Mucositis o inflamación de la mucosa de la boca: 
  • Consumir alimentos de textura suave, incluso picados o en puré. 
  • Evitar alimentos picantes, salados o ácidos (limón, naranja, piña). 
  • Dar los alimentos a temperatura ambiente, en lugar de los muy calientes o muy fríos, aunque en algunos casos el hielo y las paletas dan sensación de bienestar. 
  • Realizar enjuagues bucales antes y después de comer con la siguiente solución: ½ litro de agua hervida más una cucharada sopera de bicarbonato. 
  • Nausea y vómito: 
  • Evitar alimentos muy grasosos y/o condimentados. 
  • Ya que los alimentos fríos se toleran bien, puede incluir hielo, nieve, paletas o helado. 
  • Incluir alimentos de preparación sencilla: té, jugo, gelatina sin colorantes, sopas, verduras, fruta, yogurt, galletas saladas, pan tostado. 
  • Realizar comidas pequeñas y frecuentes (5 a 6 veces al día). 
  • Realizar las comidas en un ambiente ventilado y relajado. 
  • Evitar acostarse inmediatamente después de comer. 
Estreñimiento: 
  • Incrementar el consumo de frutas (mínimo 3 raciones al día), en especial: naranja, pera, mango, mandarina, papaya, piña, guayaba, tuna, granada, ciruela, chirimoya, toronja. 
  • Incrementar el consumo de verduras (mínimo 3 tazas al día), en especial espinacas, acelga, brócoli, chícharo, ejotes, champiñón, nopal, pepino, lechuga, jitomate, col. 
  • Incluir también leguminosas; panes y cereales integrales. 
  • Ingerir abundantes líquidos para facilitar el tránsito intestinal (al menos 6-8 vasos de agua al día), siempre y cuando no estén restringidos por algún motivo. 
  • De ser necesario incluir algún laxante indicado por su médico.
Diarrea: 
  • Es necesario controlar este efecto ya que puede ocasionar deshidratación y pérdida de peso. Las recomendaciones para ello son: 
  • Incluir alimentos astringentes: papa, zanahorias, manzana, pera, durazno, (cocido), plátano, arroz, pasta, atole de harina de arroz, pan blanco (suave o tostado). 
  • Evitar el consumo de leche y derivados, aunque en algunos casos el yogurt es bien tolerado. 
  • Cocinar los alimentos con poca grasa, a la plancha, al horno o cocidos. 
  • Ingerir al menos una taza de líquido después de cada evacuación. 
  • Se puede preparar un suero casero compuesto de 1 litro de agua hervida, 1 cucharada sopera de azúcar, una pizca de bicarbonato, y un poco de jugo de limón. 
  • Realizar comidas pequeñas y frecuentes (5 a 6 veces al día).
Saciedad temprana: 

Las pacientes refieren este síntoma como sensación de “estar llena”, cuando apenas han consumido pequeñas cantidades de alimento. Las recomendaciones son:
  • Para incrementar el consumo de energía, prefiera el consumo de alimentos con mayor densidad energética, es decir ingiera leche o atole de leche en lugar de té o jugo; ingiera sopa de crema, pastas o arroz en lugar de caldos; puede ingerir también yogurt, o trozos pequeños de queso, jamón, pollo, pescado o res. 
  • Puede ingerir los alimentos líquidos al término de la comida. 
  • Disminuya el consumo de alimentos preparados con exceso de grasa, ya que dan mayor sensación de saciedad. 
  • Realice comidas pequeñas y frecuentes (5 a 6 veces al día) 
Consideraciones finales: 

Los síntomas anteriores pueden presentarse con diferente intensidad y duración, por lo que en cuanto exista mejoría debe volver a su alimentación habitual lo antes posible. Si estos persisten por mucho tiempo, debe comentarlo con su nutrióloga, para que se establezcan otras recomendaciones. 

Aproveche los intervalos de tiempo que existen entre cada ciclo de quimioterapia, para comer lo mejor posible y recuperar así las carencias que se hayan podido producir. 

El proceso es dinámico por lo que las recomendaciones pueden ser distintas a lo largo de todo el tratamiento, es decir, lo que fue bueno en una etapa del tratamiento puede no serlo en otro momento.

Se autoriza la reproducción parcial o total de los contenidos de esta obrasiempre que no sea con fines de lucro y se cite la fuente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario